Despido por vías de hecho ejercidas por el trabajador en contra del empleador o de cualquier trabajador que se desempeñe en la misma empresa (parte 4)

Art. 160. El contrato de trabajo termina sin derecho a indemnización alguna cuando el empleador le ponga término invocando una o más de las siguientes causales:

1.- Alguna de las conductas indebidas de carácter grave, debidamente comprobadas, que a continuación se señalan:

  1. c) vías de hecho ejercidas por el trabajador en contra del empleador o de cualquier trabajador que se desempeñe en la misma empresa»

El artículo 160 Nº 1, letra b) del Código del Trabajo al tipificar la conducta «vías de hecho» la califica como indebida y grave, sin que sea posible, entonces, exigir la concurrencia de otras circunstancias al efecto. Asimismo, si bien los hechos ocurrieron fuera de la jornada de trabajo, ninguna duda cabe que se presentaron inmediatamente después de concluida la misma y a propósito de una discusión que había surgido durante dicha jornada, de modo que procede considerarlos directamente relacionados con el desempeño que el trabajador debe mostrar en sus quehaceres y que debe ostentar rectitud e integridad.

Que, en consecuencia, se discute la configuración de la causal de vías de hecho, conforme a los presupuestos fijados y ya anotados, a los que cabe agregar que el demandante reconoce en su libelo haber golpeado a un compañero de trabajo como reacción frente a la agresión de aquél, a quien esperó al término de la jornada laboral para esclarecer una situación acontecida durante dicha jornada.

Que el artículo 160 Nº 1 letra b) del Código del Trabajo, establece: «El contrato de trabajo termina sin derecho a indemnización alguna cuando el empleador le ponga término invocando una o más de las siguientes causales: 1.- Alguna de las conductas indebidas de carácter grave, debidamente comprobadas, que a continuación se señalan: » c) vías de hecho ejercidas por el trabajador en contra del empleador o de cualquier trabajador que se desempeñe en la misma empresa»».

Que la expresión «vías de hecho» no ha sido definida por el legislador, de manera que recurriendo a su sentido natural y obvio, ha de concluirse que se trata de una forma de actuar, de una determinada conducta desplegada por el dependiente y que se concreta en golpes o en alguna actuación similar. En el caso, indudablemente, el actor propinó golpes a otro trabajador que se desempeña en la misma empresa, es decir, incurrió en la conducta que configura la causal invocada para su despido y respecto de la cual la ley exige que ella haya sido debidamente comprobada, lo que también se presenta en la especie ya que ha sido así reconocido por el demandante.

Que, a lo anterior es dable agregar que la propia norma que tipifica la conducta la califica como indebida y grave, sin que sea posible, entonces, exigir la concurrencia de otras circunstancias al efecto. Asimismo, si bien los hechos ocurrieron fuera de la jornada de trabajo, ninguna duda cabe que se presentaron inmediatamente después de concluida la misma y a propósito de una discusión que había surgido durante dicha jornada, de modo que procede considerarlos directamente relacionados con el desempeño que el trabajador debe mostrar en sus quehaceres y que debe ostentar rectitud e integridad.

Que, en armonía con lo reflexionado, sólo es dable concluir que los hechos fijados en la sentencia atacada, configuran la causal de caducidad del contrato de trabajo, prevista en el artículo 160 Nº 1, letra b) del Código del Trabajo.